Buscar en este blog

sábado, 21 de octubre de 2017

El viento en las velas y el sabor de la sal en los labios


Los hijos del mar

Por Darnís


Algunos escenarios son especialmente proclives a la aventura: las llanuras y desiertos del Oeste americano, los extensos arenales del Sáhara o el Kalahari, las selvas africanas o del lejano Oriente, los sangrientos campos de batalla, el ferrocarril y el aeroplano, los extraños mundos de otras galaxias... y quizá por encima de todos, el océano. Los siete mares están grabados en la retina de todos los espectadores de los programas dobles en sesión continua de los cines de barrio, que generalmente eran los mismos apasionados lectores de las aventuras de El "Cachorro" en los tebeos de aquellos años dorados para la historieta en los que el cuadernillo de papel barato compartía con el cine el altar de la devoción fascinada de los amantes de los géneros aventureros.
Este verano me despedí del blog antes de tomarme el primer descanso con un repaso a algunos de los más conspicuos piratas del celuloide. Hoy tengo el placer de compartir con los lectores de esta memoria frívola una historieta de tema marinero que desconocía, que llega con la garantía de un autor al que ya le estamos dedicando en el blog una respetuosa atención en otra colección de los años cincuenta del siglo pasado, Francisco Darnís. La firma del dibujante barcelonés en las historietas de aquellos años era tan estilizada y humilde que resulta difícil de descubrir. De hecho, en esta historieta yo me había dado por vencido no siendo capaz de identificar al autor hasta que, afortunadamente, Dionisio Platel, un gran experto en el tebeo español clásico, me puso al corriente. 
"Los hijos del mar" es un relato que apareció inicialmente en la revista Asta, en la que ocupó la última página de los doce números publicados. Cuando la editorial Marco canceló la colección la serie continuó apareciendo en otra revista de la casa, Hipo, Monito y Fifí, y Darnís pasó los trastos a otro reconocido dibujante, Juan Alejandro Martínez Osete.
De momento sólo he conseguido recuperar las diez primeras páginas de la historieta, todas ellas obra de Darnís, que si en la otra colección que estamos presentando en el blog, Dos americanos en Europa, se muestra magistral retratando ambientes y personajes contemporáneos (contemporáneos en aquel momento, claro, ahora ya hablaríamos de historieta de época), realiza aquí un extraordinario trabajo en los elementos y ambientes de un velero del tiempo de las luchas contra la piratería en las aguas del Caribe. Sólo hay que lamentar que en los diálogos y textos de esta historieta se hayan colado algunas faltas de ortografía ("orrísono", "orizonte", "enbarcados") que empañan el valor de una historieta que merecía más cuidado.
Aunque los dos últimos números de Asta se muestran reticentes a aparecer, y tampoco Hipo, Monito y Fifí es una colección fácil de conseguir, no desespero de encontrar la forma de continuar la historia de las aventuras de los hermanos Guillermo y Jacinto Blanco, el capitán Belalcázar y su hermosa hija María. Hasta que ese momento llegue, disfrutemos de este prólogo aventurero.






viernes, 20 de octubre de 2017

Hermosas imágenes para una visión apocalíptica

¡Última oportunidad!

Por Frank Frazetta


Dronte, sello editor que publicó la revista de ciencia ficción Nueva Dimensión, puso a la venta a mediados de los años setenta el libro Antares, compuesto de historietas y relatos del género. Reproducimos a continuación una de las historietas incluidas en el libro, con preciosos dibujos de Frank Frazetta.






jueves, 19 de octubre de 2017

Pioneros de la historieta española

  

Iranzo

Un dibujante inconfundible


Es difícil encontrar un artista, en cualquier especialidad, cuya obra no muestre parentesco con la de alguno o algunos de sus compañeros de oficio. En el campo del dibujo esto es especialmente evidente, siendo común al estudiar a cualquier dibujante comenzar hablando de sus influencias e intentando adscribirlo a algún movimiento o corriente. Hay, sin embargo algunos raros especímenes de la fauna del lápiz, la pluma y el pincel que parecen haber nacido con una personalidad poco acomodaticia, rebelde al encasillamiento y libre. Se trata de dibujantes que no necesitan firmar sus obras para que el público las reconozca. En el campo del tebeo español existen algunas de estas figuras, y una de las primeras que vienen a la mente cuando se piensa en esto es la de Juan García Iranzo.
Situado en destacado puesto entre los autores de cuadernos de aventuras de mediados del siglo XX, la edad de oro de las publicaciones de quiosco que, con el cine y la radio, completaban el edén de la cultura popular de la época, Iranzo no se limitó a ser el autor de El "Cachorro", dedicando su atención al campo del humor, el Oeste o la ciencia ficción y teniendo en su haber varias series de éxito.
Hoy traigo al blog tan sólo cuatro páginas de humor de Iranzo dedicadas a las estaciones del año publicadas en el calendario para 1947 de la colección de cuentos "de hadas" Azucena, una de las publicaciones de historietas para niñas de más éxito y más longevas. Una entrada breve que tengo la esperanza de que sea sólo la primera aproximación de la memoria frívola a la obra de Juan García Iranzo.




miércoles, 18 de octubre de 2017

LOS CUADERNOS DE AVENTURAS

Huracán

Números 3 y 4


Dos nuevos números de esta serie de aventuras espaciales. Los guiones de Juan Antonio de Laiglesia siguen mostrando curiosos guiños científicos, en este caso relativos a las funciones clorofílicas de los vegetales. Pese a que no faltan los disparates que suelen ser habituales en el género de la space opera (todos los personajes hablan el mismo idioma aunque procedan de planetas lejanos, Huracán y su compañera de aventuras vuelan por el espacio sideral a bordo de una semilla llevada por el inexistente viento sin sentir la falta de oxígeno...), el ritmo de la aventura permite olvidarse de la lógica y la verosimilitud. El dibujo de López Blanco mantiene el nivel de calidad.